El jefe del FBI declara ante el Congreso de EE.UU

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, y su homólogo ruso Vladimir Putin

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, y su homólogo ruso Vladimir Putin

Rogers testificó junto al director del FBI, James Comey, durante la primera audiencia del Congreso sobre el papel de Rusia en la campaña presidencial de 2016 y sobre las acusaciones del magnate contra Obama sobre presuntas escuchas telefónicas en su torre neoyorquina.

Los dos principales responsables de la comisión de inteligencia de la cámara baja declararon el domingo que los documentos enviados la semana pasada por el Departamento de Estado y por el FBI no contenían evidencia alguna de que la administración del presidente Barack Obama haya intervenido los teléfonos en la Torre Trump en Manhattan, pero el demócrata de máximo rango dijo que los documentos sí parecen indicar que ciudadanos estadounidenses conspiraron con los rusos para interferir en las elecciones presidenciales.

Expertos en comunicación y estrategia, especializados en la evaluación, desarrollo y supervisión de la imagen pública.

Comey confirma la existencia de una investigación sobre el papel de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 y los posibles vínculos con campaña Trump.

Trump lanzó su acusación contra Obama el pasado 4 de marzo a través de Twitter y todavía no ha presentado ninguna prueba para respaldarla.

Así lo confirmó el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, el republicano Devin Nunes, quien dijo estar 'satisfecho' por la información aportada por el Gobierno sobre el 'posible espionaje' a Trump y su círculo.

Los demócratas le tomaron la palabra y exigieron una pesquisa que determinará rápidamente si las afirmaciones de Trump contra Obama eran verdaderas o falsas, y advirtieron que si un presidente alega que su antecesor participó en una conducta inescrupulosa e ilegal, pero se demuestra lo contrario, eso también sería un escándalo.

Si Rusia ayudó a la campaña de Donal Trump, "representaría una de las más impactantes traiciones a la democracia " aseguró el congresista Adam Schiff esto durante la testificación de James Comey, director del FBI en el congreso de los Estados Unidos.

El primer balance es de malas noticias para Trump: por un lado el jefe del FBI reconoció, en un hecho bastante excepcional, que el organismo está investigando los vínculos entre la campaña de Trump y Rusia.

Rogers dijo que no habían visto evidencia alguna de que nadie en el gobierno de Obama le pidiera a los británicos espiar a Trump.

Horas antes de la audiencia, el presidente Trump volvió a arremeter en Twitter contra el Partido Demócrata asegurando que todo el tema de la injerencia rusa es una invención.

El fiscal general Jeff Sessions, un ex senador, se inhabilitó de investigar el asunto después de que se reveló que no respondió de manera precisa cuando fue consultado durante su audiencia de confirmación acerca de sus contactos con funcionarios rusos durante la elección.

Ultimas noticias